Historia

A principios de los ’80, el fútbol chileno sólo llegaba hasta Temuco. Todo lo demás era amateur. Frente a esto y para extender la geografía futbolística en nuestro país, la ACF (Asociación Central de Fútbol) a través de su Presidente por aquel entonces, Rolando Molina, invitó a las ciudades de Valdivia, Osorno y Puerto Montt a participar de este proyecto, que integró a tres nuevos equipos para la segunda división de nuestro fútbol.

Con mucha expectación, el 5 de junio de 1983, un grupo de valdivianos se reunió en el Coliseo Municipal para fijar las bases del Club de Deportes Valdivia. En aquella jornada se conformó la directiva que emprendió un objetivo: consolidar a Deportes Valdivia como institución y llegar a la primera división.

Campañas en Segunda División

Una tarde de invierno acogió el primer partido de “los patos del Calle – Calle”. Fue contra Deportes Concepción en el Parque Municipal. En aquel pleito, “albirrojos” y “lilas” empataron 1 a 1. Así transcurrieron cuatro años donde los “corsarios” no hacían campañas suficientes para llegar a la división de honor del fútbol chileno.

Sin embargo, la hinchada valdiviana permaneció fiel al equipo de su ciudad. Un hecho que fue demostrado cada fin de semana, cuando las tribunas del Estadio Parque Municipal estaban repletas a su máxima capacidad, más aún, en los apasionantes “clásicos del sur” contra Deportes Puerto Montt y en los reñidos “superclásicos” ante su archirrival: Provincial Osorno. Una disputa que aumentó cuando los “lecheros” bajaron a tercera división en 1984, tras perder con Valdivia. Finalmente la ACF impidió este descenso.


El mejor regalo: la Primera División

El Torneo nacional de 1987, aún se jugaba el 24 de enero de 1988.

Ese día en el Estadio Nelson Oyarzún de Chillán, Deportes Valdivia ascendió a la primera división del fútbol chileno, tras vencer por 1 a 0 a Ñublense. La única conquista del partido fue obra del jugador Luis Gormaz. Así, el “Torreón” coronó una gran campaña, obteniendo el primer lugar del grupo sur y el subcampeonato nacional de segunda división 1987, luego de caer ante Deportes La Serena, campeón del grupo norte y el torneo, en definitiva.


El magro récord: dos temporadas y desaparición

El décimo lugar, entre 16 equipos, marcó la primera temporada del Club Deportes Valdivia en el fútbol de honor. Fue un torneo estrecho, donde los “patos del Calle Calle” dejaron una buena impresión.

Al año siguiente, en 1989, las expectativas crecieron. Valdivia llegó a las semifinales de Copa Chile. Además el delantero Eric Lecaros fue el máximo anotador de este certamen, con 16 tantos.

Sin embargo esta campaña no fue suficiente para evitar el último lugar en el torneo nacional, que significó el descenso automático a segunda división, con una infinidad de irregularidades económicas.

La temporada 1990 confirmó la delicada situación institucional y económica del Club de Deportes Valdivia. Una nefasta participación dejó al equipo en tercera división, bajo el peor escenario.

Valdivia tocó fondo. La institución desapareció y durante la década del ´90 existieron varios proyectos futbolísticos que, finalmente, no lograron igualar las grandes campañas que llevaron al fútbol valdiviano a lo más alto de nuestro balompié.


La Refundación

Entre 2000 y 2003, Valdivia no tuvo representación en el futbol nacional. Fue allí cuando un grupo de valdivianos dedicaron sus esfuerzos para un nuevo proyecto, que deje en el olvido esa magra década del ´90.

Se trató de la refundación de Deportes Valdivia, inspirado en la imagen de un “Torreón”, emblema histórico de nuestra ciudad, que fue escogido como el escudo principal y denominación del nuevo equipo.

Así el 19 de diciembre de 2003, la actual capital de la Región de Los Ríos recibía al “Torreón”, al Club Deportivo Deportes Valdivia… cual ave fénix que surge de las cenizas. Un Sabado 10 junio 2006 surge un grupo de jóvenes autodenominados “Los ValxLluvia”, la hinchada del equipo del Calle-Calle (nombre del río principal de Valdivia)

Vuelta al Profesionalismo

El gran paso

Con el apoyo de una nueva administración y la dirección técnica de Christian Muñoz, el equipo consiguió un histórico ascenso al fútbol profesional tras vencer en la liguillla de promoción a Enfoque de Rancagua, dando vuelta un resultado adverso en la Sexta Región tras un contundente cuatro a cero. Deportes Valdivia llegaba a la Segunda División Profesional, desatando una verdadera fiesta en el Estadio Félix Gallardo.


2013, ¡estamos de vuelta!

Con un nuevo cuerpo técnico, dirigido por el argentino Ricardo Lunari, el “Torreón” vuelve a las ligas mayores manteniendo en la base de su plantel un gran grupo de jugadores valdivianos, junto con lograr darle cabida a jóvenes promesas del fútbol local que eran parte de las series menores del club. A la espera del apoyo de su ciudad, Deportes Valdivia luchará esta temporada por devolverle las alegrías al fútbol de la región de Los Ríos.


El proyecto se consolida

En la temporada 2013/2014 y 2014/2015, asume Luis Landeros en la banca de Deportes Valdivia y con esto se le pone ruedas al proyecto integral del club, uno que incluye todo el desarrollo de las divisiones menores, Sub15, Sub16, Sub17 y Sub19, también se suma a esto la Escuela de Fútbol «El Torreón».

Jugadores históricos, como Manuel Tobar y Víctor Cancino se hicieron cargo de las divisiones menores (Sub15/16 y Sub 17/19 respectivamente) y otros del primer equipo son parte de la Escuela como Lautaro Peña, Kilian Delgado y Fabián Gómez. Con esto, los cientos de niños que son parte de Deportes Valdivia se comienzan a sentir más involucrados con el desarrollo del club.


Vuelta a Primera B

En la temporada 2015-2016, el Torreón comenzó la campaña siendo dirigidos por Gerardo Reinoso, tras una serie de malos resultados, el estratega argentino dejó la banca de Deportes Valdivia, para dar paso a Hugo Balladares como nuevo director técnico de Valdivia. 

Hugo llegó acompañado de Jorge Pérez como preparador físico, y ambos lograron una campaña memorable en dicho torneo, donde el Torreón clasificó a la liguilla por el ascenso en el sexto lugar, utilizando el último cupo a 10 puntos del líder Naval de Talcahuano. 

Los dirigidos por Hugo Balladares tuvieron una liguilla espectacular, donde de los 10 partidos disputados, ganaron 8, empataron 1 y solo cayeron en una ocasión. En la última fecha, como si fuese escrito como guión de película, Valdivia definía el ascenso a la Primera B llegando como puntero de la competencia y tendría que enfrentar en el Parque Municipal a Deportes La Pintana, el sub-líder del torneo. 

En ese día soñado, y ante más de 4.000 personas, el Torreón goleó por 5-1 al cuadro capitalino, con goles de Carlos Opazo, Eduardo Leal, doblete de Christian Durán y cerró el marcador Andrés Díaz. 


Consolidación en la Primera B

El primer triunfo en la Primera B demoró en llegar, el Torreón comenzó el torneo bajo la dirección de técnica de Ricardo Lunari, que vivía su segunda etapa en el cuadro albirrojo. Malos resultados hicieron que el ex jugador dejará la banca de Deportes Valdivia. ¿Su reemplazo? Germán Cavalieri, y bajó su mandato llegó el primer triunfo en B, fue en el Parque Municipal ante Coquimbo Unido por un ajustado 2-1, con goles de Jonathan Guajardo y Gustavo Lanaro. 

Luego de un torneo irregular, Valdivia estaría peleando el descenso hasta la última jornada, y como si fuese una película de suspenso, el Torreón estaba descendido por varios minutos, esto dado que tenía que ganar ante Serena y esperar que Iberia no sumara de a 3 puntos ante San Marcos de Arica, fue así como mientras el Torreón caía por la mínima ante los Papayeros, los Angelinos se ponían en ventaja ante el cuadro nortino. 

Con goles de Christopher Ojeda y Dagoberto Currimilla, los dirigidos por Jorge Aravena se mantenían en la Primera B de fútbol chileno, imponiéndose por 1-2 a Serena en el estadio La Portada, mientras Iberia, igualaba a 1 tanto con San Marcos de Arica, descendiendo a la Segunda División Profesional. 

Ya en la siguiente temporada, el Torreón fue uno de los animadores de la Primera B, logrando clasificar a la liguilla por el ascenso, quedando en el quinto lugar del campeonato,  quedando eliminado en la siguiente ronda ante Santiago Wanderers, pero eso no sería todo, dado que en la Copa Chile MTS, el Torreón alcanzó los cuartos de final de la competencia, quedando eliminado en dicha fase ante Barnechea.